CINCO POEMAS DE LADRÓN DE OLVIDOS

LADRÓN DE LIBRITO.png

A PRECIO DE SUEÑOS

Desiertos creados con dunas de pensamientos que fueron sentimientos en otro tiempo, en días sobre los que se podía navegar a bordo de sus horas de luz.

Orillas a las que llegar sin necesidad de naufragar y amistades que no cesan de coger el alta voluntaria del manicomio en el que se ha convertido la vida cotidiana por la carencia de amigos reales.

Sueños del mismo color que el talonario de quien comprará tus logros para que se cumplan mientras vomitas el mal trago por el que pasarás tras vender tu alma.

Soluciones temporales que actúan como un parche caducado que te dejará en la estacada cuando logres poner esos mismos sueños en movimiento, como si se tratase de la rueda sobre la que se desplaza tu vida. Una boda a la que irás vestido de una angustia que vive buscando una felicidad que no te corresponde hasta que no pagues todas las letras que firmarás con tu diablo particular y con el que te irás de borrachera para celebrar la pata que acabas de meter. Años que congelaste para que aguantasen un poco más y que arrugaron tu existencia nada más se les dio el nuevo tiempo que nació de aquellas dunas en las que de haberlo sabido seguirías perdido teniendo a todos estos pensamientos como única compañía mientras se deshidrata tu mala suerte entre unas aguas que se volvieron saldas por culpa de tristezas que acabaron llorando aquí su desdicha.

Hoy entrenas tú recién adquirida alegría para que pueda competir a lo largo de una vida en la que todo lo que hace daño siempre querrá ser mejor que tú en algo.

A TU LIBRE INSPIRACIÓN

Días en los que la inspiración se niega a trabajar por amor al arte, días sin contenidos que solo se pueden recordar a través de poemas como este y que se pierden para siempre al no venir a mi mente nada especial. Me quedo pensando y tratando de averiguar si la inspiración me ha dado el día libre, permitiendo que mi mente quede en libertad en el recreo de la vida, donde las cosas que suceden con naturalidad no suelen llamar mi atención y como consecuencia no se almacenan en mi memoria para ser escritas en futuros días de recuerdos nostálgicos.

Tormentas de ese día que se quedó en blanco, dejando charcos y barro a su paso, que se quedaron para sí esa nostalgia junto a los recuerdos con los que suelo componer y construir pensamientos, dejándoles atrapados en las nubes junto a los truenos de una tarde otoñal que acompaña a la cansada luz del día hacia su descanso al otro lado esta reflexión que tan hábilmente me ocultó la inspiración. Esa que he conseguido recuperar tras convertirme en un tenaz cazatormentas durante esas tardes de otoño en las que la inspiración me abandona para fugarse con todo cuanto acontece al otro lado de aquello que jamás me otorgó el don de poder describir en el interior de un poema al que la inspiración también le dio el día libre.

Días que calmaban su sed de vivencias en un manantial de espesa tinta, ahora se despiden en blanco del escritor que reside en mí a través de una inspiración que se empeña en darme el día libre.

 

ADICCIÓN AL ETERNO ADIÓS

Naturaleza que se abre paso entre la fría e inerte roca maciza, rompiendo su crueldad y adentrándose en lo más profundo donde nace mi adición al adiós, desde donde acometo contra todo aquello que quiere permanecer demasiado tiempo a mi lado en mi otro mundo particular donde el rechazo aún no se ha inventado y el adiós se adhiere al oxígeno que transporta mi sangre hasta mi corazón; ese donde se va depositando lentamente como pequeños ladrillos con los que aquellos otros sentimientos van poco a poco levantando otro muro que se alza en paralelo a aquel que terminé de construir con mi adición al adiós.

Creo y solo para compartir una extraña obsesión en contar, buscar y acumular coincidencias con las que buscar en mi siguiente vida cosas parecidas entre sí, debido a que no existe nada en este presente que pueda comparar a cualquiera de los miles de adioses que absurdamente tengo por costumbre ir añadiendo a mi muro. Y me doy cuenta de lo poco que puedo hacer cuando mi peor y más cercano enemigo es mi propia cordura, esa que arrincona y oprime con toda la fuerza que le imprime el tener que comportarse ante una espontánea forma de no tomar nunca la decisión más adecuada.

Todo en esta vida se acaba marchando y lo único que permanece para siempre es el adiós con el que siempre te despides de todo.

AL OTRO LADO DE MI ALMOHADA

Si la lectura que es aderezada con fantasía acaba por exterminar a esa realidad de la que tratamos de escapar, entonces estoy seguro de haberme convertido en un escritor que opera como un sicario despiadado, uno que acepta cualquier encargo literario en el que escribir sobre sueños en los que todo es posible y se convierte en un objetivo.

Al escribir fantasías me convierto en un guerrero urbano que jamás estará de acuerdo con vivir a diario únicamente lo que el mundo quiera ofrecerme, recargo mi arma de letras y espero la llegada de la noche para emboscar cuantas frases coherentes quedaron escritas por aquellos que jamás pusieron un pie fuera de la realidad, allá donde fértiles mentes aprendieron a despertar nuestros sentidos haciendo que los ojos enloquezcan vagando por cuadernos infinitos; esos donde cabe la magia de todas esas mentes juntas más un pequeño hueco en blanco para cuando tu fantasía se libere y te unas a esta forma de expresar.

Territorios gobernados por una extraña forma de escribir sobre aquello que debería formar parte de nuestro día a día, territorios por descubrir que aguardan al otro lado de una almohada repleta de sueños tan inexplicables como perseguidos por aquellos que defienden realidades obsoletas disfrazadas de vidas perfectas. Si la escritura es la forma que tengo de dejar constancia de todo cuanto soy capaz de imaginar, estoy seguro que el día que lea para ti, será dentro de un sueño con el que soñarás repetir.

AQUELLOS POEMAS CERRADOS

Ciérrale las puertas al otoño, si no viniese cargado de tormentas de recuerdos; ciérrale las puertas a un falso temporal que permita ver el sol mientras desata los grises vientos con los que agitar las olas del mar sobre las que cabalgar en la misma dirección que aquellos poemas fugados de cuadernos, incapaces de mostrar los sentimientos y pensamientos que acaban por alejarse hacia horizontes curvados en la lejanía, entre azules infinitos que se mezclan con el de la tinta que usé para escribirlos mientras trataba de crearlos, únicamente, para recordarme que yo también acabaré por fugarme del corazón en el que vivo.

Cerraré las puertas a cuantas cosas no vengan solo para estar de paso, a cuantas cosas no provengan de un verdadero constructor de pensamientos que hubiera creado el escaparate a la vida que trato de mostrar.

Cerraré las puertas a todos aquellos sueños que mi almohada no sea capaz de guardar y quedar expuestos a ser robados por aquel ladrón de olvidos que he logrado dejar apresado en el interior de este poemario que he escrito solo para aquellos que sepan leer además de ver las letras, y acabaré por marcharme de tus idas y venidas dando un portazo con todas mis fuerzas para que tu sordera esta vez se quiera dignar a escucharme.

Si te han gustado estos cinco poemas de LADRÓN DE OLVIDOS,

puedes adquirir la obra completa pinchando en el enlace siguiente:

PAGA AQUÍ CON PAYPAL

O SELECCIONA PAGAR

SIN CUENTA PAYPAL PARA USAR TU TARJETA

Si quieres tu obra firmada y dedicada por mí o necesitas hacer cualquier consulta ,

puedes ponerte en contacto conmigo a través del siguiente enlace de WhatsApp :

WHATS APP.jpg

TAMBIÉN DISPONIBLE EN AMAZON

ENLACE DE

COMPRA AL

LIBRO FÍSICO

EN AMAZON

LADRÓN DE LIBRITO.png

ENLACE DE

COMPRA AL

LIBRO DIGITAL

EN AMAZON

LADRÓN DE KINDLE.png

© 2020 MANUEL MAESTRO REAL