CINCO POEMAS DE ESCAPARATE DE REFLEXIONES

ESCAPARATE DE REFLEXIONES LIBRITO.png

ME DIJISTE HASTA MAÑANA

Me dijiste “hasta mañana” y no supe interpretar que dicho momento es cada amanecer, no supe ver que se trataba de un adiós, no supe aprender a despedirme de ti, no supe responderte, no pude mirarte a los ojos y decirte que estoy muriendo sin ti.

Tuve miedo a tu maldito “hasta mañana” y sentí el adiós dentro de mi corazón en forma de aguja punzante. Las mañanas deberían ser bonitas, pero tu “hasta mañana” trajo consigo el invierno a mi corazón.

Pasaron todas las mañanas del mundo ante mi vida y sigues sin estar aquí; pasaron todos los adioses a un amor pasajero y casi no comprendo por qué te dije adiós; pasaron de largo las sonrisas y yo, como detenido en el tiempo, sigo esperando mi mañana.

Me dijiste “hasta mañana”, pero mañana siempre es hoy. Sigo muriendo sin ti, pero te recordaré y te echaré de menos. Con un poco de suerte, mañana te tendré hasta un nuevo amanecer que carezca de mañana.

Mención especial a este, mi primer poema, escrito el 21/03/2011.

ESCAPARATE DE REFLEXIONES

Ahora me dedico a viajar por leyendas que fueron abandonadas por sus personajes, por historias sin protagonistas, por recuerdos que aprendieron a vestirse con mis mejores sueños, por aquellas páginas de mi vida que pudieron quedar en blanco con tendencia a rechazar frases perpetuas que no lograron plasmar todo cuanto aporta el cambiar miedo por esperanza.

Orquestando las distintas vivencias que ocupan hoy todos mis pensamientos en una sinfonía de recuerdos contigo y aquellas imágenes de mi niñez con las que suelo quedarme dormido sin apagarlas en mi alma, dejo encendido un único sentimiento que hace que tu cariño despierte junto a mí cada mañana.

Me marcho del amanecer sin pagar la cuenta pendiente que tengo con la vida tras un consumo desbocado de libertad, y soy perseguido por un pensamiento que embauca mi voluntad para hacerme comprender que mi forma de razonar se debe a felicidades inventadas por diseñadores de amores. Esos que nunca lograrán vestir mi alma con caricias expuestas en este particular escaparate en el que se ha convertido mi manera de recordarte. Y, una vez más, me dirijo a casa donde mantengo recluido en lo más profundo de mi armario ese espejo que se niega a reflejar lo que verdaderamente soy, sin el adorno de tus caricias ni tus besos sobre mi piel, obligándome a verme una y otra vez pagando el precio de una decisión que nunca tuve opción de elegir.

AGITADAS SOMBRAS

Cuando mi sombra deja de moverse en silencio y se apodera del sonido que emite mi respiración, ensordece entre ambos los pasos de un desbordado camino de pensamientos que me acompañan en procesión al rincón donde quedó derramada la tinta.

Pierdo con ello las palabras que traté de escribir, bombardeadas por gotas en forma de proyectiles disparados por la tristeza. Refugiaron en un rincón cuantas bellas frases traté de combinar en un único poema con el que poder mezclar mis sentimientos sobre un mojado trozo de papel, impidiendo retener unas letras heridas por esta lluvia que al suelo veo caer.

Cuando trato de seguir adelante, paso a otra página con la esperanza de hallarla seca y espero poder alojar fuera de mi memoria todo aquello que los años guardan para sí en su baúl del olvido, perdiendo así la huella que no solo quise dejar en ti.

Extiendo sobre mi cama cuantas hojas pude rescatar en mitad de la tempestad en la que los vientos mecen las sombras. Esas mismas que, agitándose nerviosas, crean una nueva y desconocida oscuridad, esforzándose por apresar y recluir la luz que emiten todas aquellas letras que en su día plasmé sobre el papel.

AMARGURA COTIDIANA

Llévame a donde sueñas en soledad y encadena mi despertar a los colores que rodean a tus recuerdos conmigo. No quiero asumir que soy demasiado viejo para dejar que mis nuevas ideas mueran tan jóvenes, creando aires de impotencia con los que convertir la bondad en una crueldad sin escrúpulos a la hora encontrar un final perfecto para todo cuanto se esfuerza por precipitarse hacia su propio punto de nueva partida.

Recordadme despertar cuando esté muerto en el interior de un sueño que rompe el tiempo para que disfrute. Lo pierdo en mil fragmentos que se diluyen en tu memoria, tratando de aderezar pensamientos con recuerdos de tiempos imprecisos. Esos mismos que no permiten ordenar cuantas ideas pude perder de vista en una noche que regaló su oscuridad a memorias incapaces de encontrar el momento justo en el que dejé de pertenecerme a mí mismo.

Me reúno en la frontera de mi realidad con aquella tristeza convertida en la única compañía que tiende la mano a una amargura cotidiana. Y mientras, administro un poco de modestia para mantener a raya con halagos el orgullo de un hombre que sustituye con facilidad parte de una verdad que no me atrevería a decir.

Soy el único que decide lanzarse a explorar territorios dentro de corazones sombríos que aprisionan esperanzas condenadas a arrastrar una ficticia felicidad hacia su propia destrucción.

Administro un tiempo que se me entrega de manera muy escasa para evitar el colapso de pensamientos mientras trato de despertar de este sueño que te acabo de relatar.

APUNTES OTOÑALES

Apunto hacia el otoño con armas cargadas de recuerdos, esperando a sus ejércitos que, colmados de maravillosos días grises y a través de sus lluvias, atacarán mi memoria cuando esta atraviese el campo de batalla. Un campo creado entre mi ventana y los primeros truenos del atardecer que anuncian el aguacero que limpiará de contaminación el trozo de tierra donde suelo sentarme a escribir.

Apunto en mi cuaderno mágico pequeñas letras sin sentido y las dejo madurar hasta que ellas solas, mientras duermo, empiezan a componer poemas con los que vestir mi corazón este otoño. Aportan confort a noches interminables que suelo utilizar para ordenar en mi mente los fragmentos de días borrosos. Son días que no logro recordar tras las tormentas y que se perderían para siempre entre los espacios muertos que se crean cuando el nuevo día impone su voluntad. Y me obligan a despertar, sin tiempo para crear días mezclados de sueños y parte de las vivencias que nunca regresarán, pues se las llevará este otoño cuando se marche a descansar.

Si te han gustado estos cinco poemas de ESCAPARATE DE REFLEXIONES,

puedes adquirir la obra completa pinchando en el enlace siguiente:

PAGA AQUÍ CON PAYPAL

O SELECCIONA PAGAR

SIN CUENTA PAYPAL PARA USAR TU TARJETA

Si quieres tu obra firmada y dedicada por mí o necesitas hacer cualquier consulta ,

puedes ponerte en contacto conmigo a través del siguiente enlace de WhatsApp :

WHATS APP.jpg

TAMBIÉN DISPONIBLE EN AMAZON

ENLACE DE

COMPRA AL

LIBRO FÍSICO

EN AMAZON

ESCAPARATE DE LIBRITO.png

ENLACE DE

COMPRA AL

LIBRO DIGITAL

EN AMAZON

ESCAPARATE DE KINDLE.png

© 2020 MANUEL MAESTRO REAL